Portada » Tecnología » El Futuro: ¿Será Virtual o no será?

El Futuro: ¿Será Virtual o no será?

Siempre me ha gustado la ciencia ficción, las ciudades utópicas, y la desbordante imaginación de aquellos que imaginan el futuro antes de que ocurra, los adelantados a su tiempo, los visionarios.

Si pudiera escoger una época en la que vivir, me gustaría que fuera el futuro, esperando que no se trate de uno de los escenarios postapocalípticos tan habitualmente retratados por el cine, y derivados de una tercera guerra mundial o los daños causados por el cambio climático, si no que me gustaría viajar a ese otro futuro, un poco más optimista y se deja entrever con los avances tecnológicos de los últimos años.

Películas que predijeron en futuro

Algunas películas fueron completamente visionarias en estos ámbitos, como ejemplos podemos encontrar, 2001: Una odisea en el espacio (Stanley Kubrick, 1968) y las tablets, Gattaca (Andrew Niccol, 1997) y la selección genética, Minority Report (Steven Spielberg, 2002) con sus interfaces que ya son prácticamente una realidad, los coches autónomos que aparecen en películas como Desafío Total (Paul Verhoeven, 1990) o Her (Spike Jonze, 2013) y sus asistentes personales y sistemas operativos con inteligencia artificial, que yo creo que están a la vuelta de la esquina.

El urbanismo y las ciudades representadas en estas películas, son máximas expresiones de las megalópolis actuales, pero en ninguna de ellas el futuro de la vivienda dista mucho del actual, obvio que disponen de mejoras tecnológicas, pero las estancias siguen siendo básicamente las mismas, aún cuando en muchos casos la alimentación parece no tener nada que ver con la actual, por ejemplo.

La visión de «Blade Runner 2049»

La semana pasada, fui a ver Blade Runner 2049 con cierto miedo por tratarse la primera de una película de culto, especialmente entre los arquitectos.

A mí particularmente, me encantó, tanto la película como su estética, la repetición, la megalópolis, el brutalismo, el futurismo, la decadencia melancólica y el uso de la luz y la sombra, podemos hasta encontrar ejemplos de inspiración arquitectónica en el estudio español Barozzi Veiga y su proyecto sin construir para el museo Neanderthal de Piloña del 2010.

Aunque hay algo que me intriga, de verdad en un futuro tan avanzado, en un lugar que parece encontrarse entre una lluvia persistente, no existe una tecnología mejor contra la lluvia que un paraguas tradicional? un pequeño campo de fuerza quizá.

La Realidad Virtual

En fin, volviendo a lo que comentaba y al hilo de todo esto, la semana pasada también tuve la oportunidad de probar unas gafas de realidad virtual, y me sorprendió mucho la sensación que se tiene al utilizarlas.

En uno de los escenarios que probé, se veía un paisaje imaginario de ruinas y naturaleza atravesado por unos railes por los que circulabas como en una montaña rusa.

Recuerdo este tipo de experiencias de cuando era una niña, aunque en vagones que se movían al compás de una pantalla, pero en este caso yo estaba sobre mis pies, nada se movía, salvo yo.

Cuando parecía que me iba a dar contra una rama, y lo que siempre creí que sería una reacción física ante una bajada prominente, ese golpe en el estómago que sentimos ante un salto grande al vacío, se reprodujo exactamente igual, sin el cambio físico, simplemente generado por mi cerebro.

Una sorpresa total. El poder del cerebro, sin implantes ni nada. Bueno, la experiencia aún tiene mucha capacidad de mejora, pero la tecnología tiene infinitas aplicaciones además de la del ocio, como la visualización de la casa que está en fase de diseño, los acabados de la misma, e incluso si cabe el sofá que te gusta en esa habitación y ver como va a quedar…

Es decir, un cambio completo en la representación de los proyectos arquitectónicos, que dejaran de hacer sufrir a los clientes que no entienden bien los planos, y que les permitirán probarse el diseño antes de su construcción.

***

Un diseño centrado en el ser humano, que también es tendencia. Obviamente esto tiene un gran coste en la actualidad, pero desde luego es hacia ahí, hacia donde me gustaría viajar en terreno de la arquitectura futura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *