Portada » Tecnología » ¿UX aplicada a la Arquitectura?

¿UX aplicada a la Arquitectura?

Como me meto en muchos líos, estoy haciendo un curso hiperintensivo de UX que todavía me tendrá ocupada un par de semanas más.

Para todos aquellos que no sepan qué es el UX y que tiene que ver con la arquitectura como yo antes de empezar el curso, UX son las siglas de User Experience o en cristiano, Experiencia de Usuario.

Ultimamente esta acepción se destina principalmente al mundo digital, webs y apps que necesitan un diseño sencillo y funcional, usable y entendible por los miles de usuarios potenciales.

Pero esto mismo se lleva haciendo en arquitectura y diseño industrial toda la vida, igual no tenía un nombre tan potente, pero poner al usuario en el centro del diseño y centrarse en sus necesidades para responder a los problemas que puedan surgir antes de que existan es el pan nuestro de cada día. Arquitectura y UX guardan una relación muy cercana, veamos por que.

A lo largo de los días, hemos profundizado sobre la usabilidad, el diseño y demás herramientas tan sobradamente conocidas por los arquitectos, y me he ido dado cuenta de la enorme cantidad de similitudes que existen entre las dos profesiones, como el trabajo en equipo, hacia donde hemos ido encaminándonos los arquitectos, los croquis a mano, o el uso de recursos visuales, así que voy a hacer la comparativa, a ver qué os parece a vosotros.

En Arquitectura y UX se forma parte de un proceso largo, hay tratar con varios intervinientes distintos y conocer las implicaciones de cada fase, tanto temporales como económicas. Además, ambos somos los responsables del resultado final, ejerciendo como directores de orquesta.

Además, el proceso está tan dividido y especializado que uno se puede centrar en cualquiera de las microfases que lo componen, entre los arquitectos podemos encontrar al calculista, al urbanista o al especialista en instalaciones y entre los UX podemos encontrar al investigador, al arquitecto de la información o al diseñador de interfaces (también conocido como UI).

Nota: Sí, al fin he averiguado quienes son los arquitectos de la información. Efectivamente, aquellos que nos han robado el nombre y para los que siempre hay un trabajo en LinkedIn esperando. Para quien no lo sepa, son los que se encargan de ordenar los contenidos digitales, y clasificarlos y jerarquizarlos en flujos de navegación.

Si analizamos el proceso en sí mismo también es bastante parecido. En ambos casos se comienza con la investigación inicial, si nos centramos en la arquitectura suele tratarse de una encuesta a nuestros usuarios, que además si no hacemos un gran equipamiento suelen ser los que vivirán en la casa o los que regentarán y disfrutarán del local, y si hablamos de los UX se tendrán que enfrentar a los posibles miles de usuarios de una app (aunque curiosamente una de las herramientas que utilizan para recabar información, también son las entrevistas y encuestas).

Después de procesada toda esa información y planteadas las limitaciones, que en caso de los arquitectos vendrá de los usuarios pero también de las normativas y ayuntamientos, y en el de UX del departamento de marketing, de desarrollo y de negocio, llega la fase de ideación, el brainstroming y pensar en muchas posibles soluciones (divergencia) entre las que se escogerá una, o varias (convergencia), para desarrollarlas posteriormente.

Así que desarrollamos el prototipo inicial, en el mundo UX los wireframes (de baja fidelidad), y en la arquitectura el anteproyecto, es decir una idea de lo que será.

Una vez validados, se pasan a un prototipo, una muestra fidedigna de lo que será, unos renders, o la maqueta o en el mundo arquitectónico, o  unos mockups con interacciones, imitando el funcionamiento de la app en la realidad, aunque ahí aún no está desarrollado el código en el UX.

Y finalmente, el test, la prueba de fuego con el usuario. En el caso del UX, existe una ventaja que salta a la vista, y es que el hecho de que se trate generalmente de un producto digital, permite una iteración en caso de que el usuario no entienda el camino a seguir o algo no funcione, y aquí no ha pasado nada.

Entramos en el bucle infinito de la iteración y mejora paulatina, esto en la arquitectura es un poco más delicado… ya que las iteraciones que suelen darse en los edificios, lo hacen ya pasados muchos años, cuando cambian de uso (veamos por caso, un castillo, que se convierte en hospital o presidio), o se trata de apaños para arreglar alguna cagada mayor… pero que no se puede atajar desde la tábula rasa.

Me he dado cuenta también de la gran cantidad de nuevas metodologías de trabajo basadas en la productividad y en detectar los problemas para convertirlos en oportunidades de diseño, muchas de ellas orientadas a equivocarse rápido, como los Sprint salidos de las fauces de Google Ventures, y que no se suelen aplicar en nuestro cerrado mundo de la arquitectura, pero que sin embargo han salido de procesos industriales.

O la potencia de comunicación de un moodboard, que no deja de ser información visual de referencias que te gustaría que inspiraran tu obra, porque amigos arquitectos, en este mundillo del UX también existe la máxima de copiar bien, y tomar buenas referencias para obtener un buen resultado final. Otro ejemplo perfecto de los símiles entre arquitectura y UX.

Pero del mismo modo que similitudes, también existen grandes diferencias entre arquitectura y UX, sobre todo en cuanto a la oferta-demanda de trabajo, que hace que en el UX sea fácil posicionarse, ascender y cobrar un salario digno (estas ventajas vienen dadas por tratarse de un trabajo de nueva generación para el que no existe una formación reglada, vamos igualito que en el mundo de la arquitectura…ejem)

Yo creo firmemente que en algún punto del camino Arquitectura y UX se cruzarán, la experiencia de usuario es, como su propio nombre indica una experiencia global, que no tiene porque quedarse en lo digital, y que claramente llegará también a los espacios que acompañan a esas experiencias.

Aunque no dejo de pensar en lo injusto de las diferencias, porque seamos realistas, aunque un UX juega con muchos millones de personas, y por tanto de euros, si la caga no se va a morir nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *