Portada » Tecnología » ¿Un Futuro lleno de Vehículos Autónomos?

¿Un Futuro lleno de Vehículos Autónomos?

Vivimos la tercera revolución industrial, la científico técnica. Estamos rodeados de información fácilmente accesible, aparatos que hace nada eran producto de la ciencia-ficción, y ya estamos viendo cómo  afecta a muchos ámbitos de la vida, el trabajo, el ocio o las relaciones sociales.

Hoy vamos a pensar en cómo este avance influye en el transporte de las personas y mercancías y los cambios que genera en el espacio que nos rodea y la arquitectura.

La tendencia a la optimización de procesos

Existe la tendencia enfocada hacia la sostenibilidad de que deben acortarse las distancias entre la producción y el consumo, por ejemplo entre la fabricación de materiales y su puesta en obra o la generación de energía eléctrica en el mismo edificio en el que se consume.

Este paradigma también hará que los recorridos en el transporte se reduzcan y que cada vez se hagan de un modo más autónomo. Compartir para economizar y ser más eficaz es un concepto que usan múltiples plataformas digitales como Airbnb, Uber o Blabla Car, y sin querer entrar en polémicas, es claro que están cambiando el sector.

Cambios importantes en los transportes

En pocos años el coche eléctrico y la conducción autónoma serán un estándar. Ya es viable técnicamente que los drones transporten paquetes, incluso de 100 kg, tan solo a la espera de una regulación con garantías para su implantación masiva.

Las ventajas que supone actualmente el tren de alta velocidad en trayectos medios, inferiores a 800 km, frente al avión empiezan a complementarse con inventos como el Hyperloop, o en cualquier caso con la tecnología de electroimanes. Nuestra forma de vivir y nuestras ciudades cambiarán debido a estos avances.

Un posible escenario

Podemos echar a volar nuestra imaginación, y que cada quien lo haga como sano ejercicio que es, pero nosotros vamos dibujar el siguiente escenario.

En unos años el coche en propiedad será más bien un artículo de coleccionista que de necesidad, pues pagaremos al mes por un servicio que nos permita usar un coche de conducción autónoma que podremos llamar desde nuestro móvil. Nos recogerá en el lugar exacto en el que estemos, parecido a un taxi.

Ya no tendremos que aparcar porque se aparcará solo. Sobrarán carriles de circulacion, aparcamientos, taxis y puestos de trabajo… Solo este hecho hará que desaparezcan muchísimos coches de la ciudad.

***

La moneda tiene una cara, recuperar espacio urbano para las personas, pero también una cruz, y es recolocar laboralmente a una cantidad enorme de trabajadores. Está a la vuelta de la esquina.

Esperemos que en este trayecto el avance tecnológico no nos deslumbre, y entre todos entendamos que el fin último es el avance del hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *